Clasificados
Inicio / Salud / ¿El coronavirus puede permanecer en tu cuerpo aún después de haberte recuperado?
9cb67ffb591596556987_standard_desktop_large

¿El coronavirus puede permanecer en tu cuerpo aún después de haberte recuperado?

A medida que millones de personas se están recuperando de COVID-19, una pregunta que sigue sin respuesta es la medida en que el virus puede ‘ocultarse’ en individuos aparentemente recuperados. Si es así, ¿podría esto explicar algunos de los síntomas persistentes del padecimiento o presentar un riesgo de transmisión de infección a otros incluso después de la recuperación?

Soy médico-científico de enfermedades infecciosas en la Universidad de Virginia, donde atiendo a pacientes con infecciones y realizo investigaciones sobre COVID-19. Aquí revisaré brevemente lo que se sabe hasta el momento sobre el COVID-19 crónico o persistente.

Una infección crónica o persistente continúa durante meses o incluso años, tiempo durante el cual el virus se produce continuamente, aunque en muchos casos a niveles bajos. Con frecuencia, estas infecciones se producen en un denominado sitio inmunitario privilegiado.

Hay algunos lugares en el cuerpo que son menos accesibles para el sistema inmunitario y donde es difícil erradicar todas las infecciones virales. Estos incluyen el sistema nervioso central, los testículos y el ojo. Se cree que la ventaja evolutiva de tener una región inmune privilegiada es que protege un sitio como el cerebro, por ejemplo, de ser dañado por la inflamación que resulta cuando el sistema inmunitario combate una infección.

Un sitio inmunitario privilegiado no solo es difícil para el sistema inmunitario, sino que también limita las proteínas que aumentan la inflamación. La razón es que, si bien la inflamación ayuda a matar a un patógeno, también puede dañar un órgano como el ojo, el cerebro o los testículos. El resultado es una tregua incómoda donde la inflamación es limitada, pero la infección continúa encontrándose.

Pero hay otra forma en que un virus puede esconderse en el cuerpo y resurgir más tarde.

Una infección viral latente ocurre cuando el patógeno está presente dentro de una célula infectada, pero latente y no se multiplica. En un virus latente, está presente todo el genoma viral, y se puede producir un virus infeccioso si la latencia termina y las infecciones se activan. El virus latente puede integrarse en el genoma humano, como lo hace el VIH, por ejemplo, o existir en el núcleo como una pieza de ADN autorreplicante llamada episoma.

Un patógeno latente puede reactivarse y producir virus infecciosos, y esto puede ocurrir meses o décadas después de la infección inicial. Quizás el mejor ejemplo de esto es la varicela, que aunque aparentemente erradicada por el sistema inmune puede reactivarse y causar herpes zoster décadas después. Afortunadamente, la varicela y el zoster ahora se previenen mediante la vacunación. Estar infectado con un virus capaz de producir una infección latente es estar infectado por el resto de su vida.

Los virus del herpes son, con mucho, las infecciones virales más comunes que establecen la latencia.

Esta es una gran familia de virus cuyo material genético, o genoma, está codificado por el ADN (y no por el ARN, como el nuevo coronavirus). Los virus del herpes incluyen no solo los patógenos del herpes simple 1 y 2, que causan herpes oral y genital, sino también la varicela.

Otros virus del herpes, como el virus de Epstein Barr, la causa de la mononucleosis y el citomegalovirus, que es un problema particular en individuos inmunodeficientes, también pueden surgir después de la latencia.

Los retrovirus son otra familia común de patógenos que establecen latencia, pero por un mecanismo diferente al de los virus del herpes. Los retrovirus como el VIH, que causa el SIDA, pueden insertar una copia de su genoma en el ADN humano que forma parte del genoma. Allí, el virus puede existir en un estado latente indefinidamente, ya que el genoma del virus se copia cada vez que el ADN se replica y una célula se divide.

Los virus que establecen latencia en humanos son difíciles o imposibles de erradicar para el sistema inmune. Esto se debe a que durante la latencia puede haber poca o ninguna producción de proteína viral en la célula infectada, lo que hace que la infección sea invisible para el sistema inmunitario.

Afortunadamente, los coronavirus no establecen una infección latente.

En un pequeño estudio, el nuevo coronavirus se detectó en el semen en una cuarta parte de los pacientes durante la infección activa y en un poco menos de 10 por ciento de los pacientes que aparentemente se recuperaron. En este estudio, el ARN viral fue lo que se detectó, y aún no se sabe si este ARN era de virus todavía infeccioso o muerto en el semen; y si está vivo, si el virus puede transmitirse sexualmente. Tantas preguntas importantes quedan sin respuesta.

El ébola es un virus muy diferente del SARS-COV-2, pero sirve como ejemplo de persistencia viral en sitios inmunes privilegiados. En algunas personas, el virus del Ébola sobrevive en esas partes durante meses después de la resolución de la enfermedad aguda. Los sobrevivientes del ébola se han documentado con infecciones persistentes en los testículos, los ojos, la placenta y el sistema nervioso central.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda a los hombres supervivientes del ébola que se realicen análisis de semen para detectar virus cada tres meses. También sugieren que las parejas se abstengan de tener relaciones sexuales durante 12 meses después de la recuperación o hasta que su semen resulte negativo para el Ébola dos veces. Como se señaló anteriormente, necesitamos aprender más sobre las nuevas infecciones persistentes por coronavirus antes de que se puedan considerar recomendaciones similares.

La recuperación de COVID-19 se retrasa o es incompleta en muchas personas, con síntomas que incluyen tos, falta de aliento y fatiga. Parece poco probable que estos síntomas constitucionales se deban a la persistencia viral, ya que los síntomas no provienen de sitios inmunes privilegiados.

Otros sitios donde se ha detectado el virus SARS-COV-2 incluyen la placenta, los intestinos, la sangre y, por supuesto, el tracto respiratorio. En las mujeres que se contagian de COVID-19 durante el embarazo, la placenta desarrolla defectos en los vasos sanguíneos de la madre que irrigan la placenta. Sin embargo, la importancia de esto en la salud fetal aún no se ha determinado.

El nuevo coronavirus también puede infectar al feto a través de la placenta. Finalmente, el patógeno está presente en la sangre y la cavidad nasal y el paladar hasta por un mes o más después de la infección.

La creciente evidencia sugiere que el virus SARS-COV-2 puede infectar sitios privilegiados inmunes y, a partir de ahí, provocar infecciones crónicas persistentes, pero no latentes. Es demasiado pronto para saber hasta qué punto estas infecciones persistentes afectan la salud de un individuo como la madre embarazada, por ejemplo, ni el grado en que contribuyen a la propagación del padecimiento.

Al igual que muchas cosas en la pandemia, lo que hoy se desconoce se sabe mañana, así que mantente atento y ten cuidado para no contraer la infección o, peor aún, contagiar a otra persona.

La nota original la encuentras en la siguiente liga:

https://theconversation.com/does-coronavirus-linger-in-the-body-what-we-know-about-how-viruses-in-general-hang-on-in-the-brain-and-testicles-142878

William Petri, médico-científico de enfermedades infecciosas en la Universidad de Virginia, contribuyó a este artículo.

*The Conversation es una fuente independiente y sin fines de lucro de noticias, análisis y comentarios de expertos académicos.

 

También puedes ver

zoe-robledo-aburto-director-instituto-1_0_41_958_596

Hay 20 médicos de clínica de Tlalnepantla con covid-19; descartan brote hospitalario

El director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, confirmó que 20 doctores de la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *